Un ladrón dentro de mi cama

Pasábamos buenos ratos, sus manos se entrelazaban con mis manos y sus labios se juntaban con los míos. Le tenía dentro de mi cabeza, dentro de mi sexo cada noche. Aunque no tenia corazón, sus palabras me lo decían que el solo era un ladrón de mi piel, de mis besos y de mis caricias. ¡Un ladrón de mi piel en mi cama!
¿Pero sus caricias me daban tanto calor que porque evitar y terminar, porque echar a un ladrón de mi alcoba? ¿Realmente merece la pena que le demos tantas vueltas a nuestro corazón preguntándole en cada comienzo sí tiene sentido? ¿Sí nos van a robar nuestro ayer? ¿Sí me harán daño? ¿Tiene sentido? Quizás las relaciones que mantenemos hoy en día deban cambiar de forma y de modo de estructurarlas en nuestra cabeza sobre lo que debería ser.
Me preguntareis ¿por qué? ¿Sí era solo un ladrón de alcobas porque no haber llamado a un doctor para que me sanara o a la policía para que se lo llevara por adentrarse así en mi cama? Por una única y poderosa razón era un ladrón tan perfecto, era: “tan beautiful like a dream come a live, incredible” como dice la canción .Cuando caminaba dejaba tras cada paso un enorme arco iris de colores pero también tenía muchos defectos que yo no podía para de repetirme en mi cabeza para no dejarle robar más mi cama:
Tenía el mismo acento francés que yo tengo e intento disimular, salvo que él lo acentuaba y usaba como cebo para toda mujer y que además le funcionaba y yo no entendía: “¿odian nuestro queso brie y les gustaba su estúpido acento?”


Pero debía reconocer que a mí me gusta el brie y eso era un gran hándicap a la hora de mirarle, oírle y sentir sus manos tocando las mías como por accidente. Una cosa debo advertiros los franceses no hacemos nada por accidente ni rozar las manos, ni el resto de artilugios y estratagemas que nos atribuyen en cualquier país. Nos entrenan desde pequeños para tener ese halo de falsa inocencia, pudor y sexualidad especial que es como un perfume de chanel que llega a las neuronas y las excita antes mismo de que tú olfato, sabor o tacto lo haya necesariamente experimentado en tu cuerpo. Tú ya has caído, ya has sentido como sí te rodeara un arco iris de colores y sin que jamás haya pronunciado las palabras “I love you” ya que tienes un ladrón en tu cama.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s